Menu

Cómo renovar el guardarropa de un ejecutivo

Se quiera o no, cuidar la imagen no es algo frívolo. Ni buscando trabajo ni estando inserto en una organización. Aquellos que asumen un cargo importante, menos oportunidad tienen de pasar desapercibidos.

De acuerdo con Mario Delgado, publicista y especialista en Modas y blogger de Llentelman, las características que rigen la dinámica empresarial actual, en cuanto al incremento de la competitividad y la constante búsqueda por la innovación, también han sido adoptadas por el mundo de la moda ejecutiva. "Si consideramos que más del 60% de lo que comunicamos está directamente relacionado a aspectos no verbales, tales como postura, manejo del cuerpo y atuendo, un oufit adecuado sí marca la diferencia".

En lo que también concuerda Álvaro Vargas, gerente de Trabajando.com, portal que recientemente difundió parte de los resultados de una encuesta, donde 95% de los encuestados considera que su imagen influye al momento de participar en un proceso de selección. “La primera impresión que se lleva un entrevistador es a partir de la presentación personal del candidato, por eso es recomendable asistir con buena presencia a las entrevistas de trabajo”, dice.

Guardarropa

Y como el objetivo es que el ejecutivo mantenga el buen gusto una vez que ocupe su posición, algunos especialistas en estilo reflexionan sobre cómo experimentar con la vestimenta y lograr un outfit novedoso.

Delgado propone comenzar primero por algo muy básico, como es el traje. Tanto él como María Pía Estebecorena, asesora de imagen y CEO de CEimagen, aseguran que debe ser de un color oscuro, ojalá azul. “Es un color que funciona bajo cualquier tonalidad de piel y transmite modernidad”, dice Delgado. Estebecorena complementa con que “estos colores transmiten autoridad, por eso se debe apuntar a un azul marino o a vestimenta donde se combine el blanco con el negro, que va más allá de la moda, tiene un componente psicológico”.

Para Delgado “es indispensable contar un terno de tres piezas: saco, chaleco y pantalón”. El chaleco transmite elegancia y seguridad, y por ello es hay que saber escogerlo. “Un saco siempre debe adecuarse al ancho de la espalda. El ancho de la solapa debe adecuarse a la contextura. Es conveniente preferir aquellos que lleven dos botones, debido a que estilizan y alargan la figura; y elegir los que cuenten con doble abertura en la parte baja, espalda del saco, porque evitan que este se arrugue cuando se tiene las manos en el bolsillo”, dice el blogger de Llentelman.

Estebecorena dice que es tan fundamental tener un buen traje que si se cuenta con presupuesto lo ideal es tener uno hecho por un sastre. Esto, pues “el traje dura entre cuatro y ocho años, es una inversión y por ello se tiene que escoger cuidadosamente”. De lo contrario, se pueden hallar en casas comerciales trajes con la categoría de hecho a la medida, de forma que se puede enviar a arreglar. La idea es evitar comprarlo como viene de fábrica. Para saber cuál elegir, la asesora aconseja: “No se puede hacer un globo en el pecho. Entonces, cuando un hombre se compra un traje, debe abrocharselo y sentarse, si se hace un globo en el pecho, mal. También ayuda para saber si queda bien o no, mover los brazos para adelante y hacia atrás”.

Tras tener claro lo del traje llega el turno de la corbata.“Si se opta por usarla, lo ideal es que sea de telas tradicionales y satinadas, y optar por colores sobrios, sin tanto estampado”, dice Estebecorena. Si se quiere ser un poco más informal, “se puede dejar de usar la corbata, poniendo acento en el brillo de la tela con que se cubra lo faltante de la corbata. Porque se debe suplir ese espacio”, dice la asesora, quien continúa explicando que “se da más que un hombres no use corbata en una reunión laboral o una comida de negocios”. Ahí entonces cobra mayor importancia la tela y el color del traje, los zapatos y la camisa. Como recomendación, Estebecorena dice: “Hay que evitar, por ejemplo, combinar una corbata negra con una camisa del mismo color”.

Como base para los accesorios, Delgado dice que como regla general, “el armario de un ejecutivo debe incluir prendas de formas y colores básicos como blanco o celeste y que sean de la talla adecuada: Ni muy holgados ni muy ajustados, solo ceñidos al cuerpo”. En esta categoría se pueden incluir pañuelos y gemelos.

Los zapatos, por otro lado, también son importantes. Si el objetivo del ejecutivo es actualizar el guardarropa formal, el blogger de Llentelman.com recomienda descartar los zapatos con punta cuadrada y con suelas de caucho, y por el contrario, preferir aquellos de modelos lisos, minimalista y con doble hebilla. Estebecorena propone usar zapatos Oxford o Loafers, similares a los mocasiones, que se usan tanto con traje como con algo casual. “Están muy a la moda para un ejecutivo escoger esta clase de zapatos. Es importante que los accesorios sean símbolo de estatus”.


MBA & Educación Ejecutiva
Escribe Daniela Arce


Podes leer la nota completa AQUI

 
  • Califica este articulo
    (0 votos)
  • Leido 1952 Veces

Dejanos tu comentario

Asegurese de haber ingresado(*) la informacion requerida. No esta permitido el codigo HTML.

Subir

Estemos en contacto

 

BUENOS AIRES

Av. del Libertador 662 4° 14 C.A.B.A.

Tel.: +54 11 5355 1609

ESCRIBINOS

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Skype: ceimagen